Crónica de una ex fumadora

Supera YA tu adicción a las redes sociales

‘Recaer es fácil, pero esta vez sé que no lo haré. Demasiado feliz para estropearlo’

Hace tres meses y quince días que he dejado de fumar. Parece el tiempo de una condena, pero en realidad es el tiempo que llevo sin depender del tabaco. La verdad es que nunca me imaginé que podría escribir estas palabras. Estoy feliz, me siento bien.

Me fumé la primera calada a los 14 años, en la habitación de mi hermana, a escondidas, me mareé, pero como sabía que para ser ‘guay’ había que saber sostener un cigarrillo, videos porno empecé a darle más caladas de las habituales. A los 17 ya me fumaba un paquete entero. En total han sido 20 años de fumadora compulsiva, para qué negarlo. He pasado por todas las marcas y he hecho de todo por tener mis dosis necesarias.

En la época universitaria, mientras estudiaba, si se me acababa el paquete, podía recorrerme todo el barrio, para encontrar un bar o fumarme en casa, aunque resulte poco agradable, las porno casero pocas caladas que le quedaban a las tropecientas colillas de mi cenicero. A los 23 años hice el primer amago de dejarlo, con fuerza de voluntad. Soy capaz de lograrlo, me decía, y lo conseguí durante varios meses y una depresión espectacular, además de la irascibilidad que me acompañó, a mí y a mis allegados. Al final volví por la simple estupidez de darle una calada a un cigarro en una fiesta. Después de recuperarme me sentí totalmente dependiente, sabía que tendría síndrome de abstinencia si lo dejaba y que me afectaría demasiado mentalmente, así que decidí dejarme llevar por el vicio durante diez años más.

Otro amago de intentar dejarlo fue tras la lectura del famoso libro Dejar de fumar es fácil. Seguí sus lecciones y tras bastante sufrimiento volví a fumar sólo para una ocasión muy especial, hentai español en la boda de una amiga. Ahí me di cuenta de que si había una siguiente vez para olvidarme del tabaco (y no las tenía todas conmigo) lo único que tenía que hacer era tatuarme en mi mente ‘no volveré a darle una calada’. La perdición radica en el momento en el que nos engañamos a nosotros mismos diciéndonos “si por un cigarro no pasa nada, es una ocasión especial”. Por experiencia sé que no es así, una vez que se vuelve, aunque sea una sola vez, has caído en la trampa. Ya no hay vuelta atrás.

En septiembre de 2010 me porno mexicano propuse dejarlo por tercera vez (por lo de la vencida), pero en esta ocasión mucho más concienciada. Fumaba cerca de dos paquetes los últimos años, así que me inscribí en una Unidad de Tabaquismo de la Seguridad Social para que me apoyaran, estaba visto que yo sola no había conseguido mucho. La unidad que me correspondía estaba supercerca de mi casa. Después de hacer un amplio test y hablar con la psicóloga me recetaron las pastillas Champix (inhibidoras de las ganas de fumar). Han pasado más de tres meses, he acabado con el tratamiento, sigo viendo a la gente de la unidad de tabaquismo, y ahora sé que no volveré. Estoy convencida, me siento genial, disfruto mucho más de los sabores y de los olores, aunque no lo creáis mi cutis está mucho mejor, no tengo dependencia de nada. Me siento libre. Recaer es fácil, pero esta vez sé que no lo haré. Demasiado feliz para estropearlo.

Dejar de fumar no es fácil (como decía el libro) pero se puede. Si es con ayuda mejor.

Cómo superar una ruptura sentimental

Supera YA tu adicción a las redes sociales

Consejos que te pueden ayudar para que la recuperación emocional sea más rápida

– Intenta deshacerte de las fotos y recuerdos de tu ex pareja. Pide a familiares y amigos que no tengan a la vista fotografías donde aparezcáis juntos.

– No le llames aunque lo estés deseando. Prolongará más tu periodo de recuperación.

– Evita acudir a los sitios que frecuentabais juntos, restaurantes, discotecas, bares, etc.

– Acude a familiares y amigos para distraerte. Haz planes con ellos.

– No dudes en hablar de tus sentimientos con alguien de confianza. Te reconfortará.

– Apúntate a algún curso para mantenerte ocupado. Viaja con algún grupo de amigos. Pon en marcha ese proyecto que no pudiste realizar en tu vida en pareja.

– Mantén una actitud positiva de la vida y quédate con los buenos recuerdos.

– Cuida tu imagen igual o más que antes. Y sonríe. Rápidamente conocerás a alguien interesante. En la fotogalería puedes ver cómo los famosos también sufren rupturas y rehacen sus vidas.